PUENTES DE MADISON

En Los puentes de Madison la protagonista Meryl Streep, una mujer casada y con dos hijos, se enamora de un fotográfo, Clint Eastwood, que visita la ciudad. En un momento muy intenso emocionalmente, ella tiene que decidir si se queda con su marido y su familia o se marcha con su amante.
En la película esta situación queda representada visualmente en si abre o no la puerta del coche en el que se encuentra con su marido para salir e irse en el coche con su amante. Fuera hay una tormenta, llueves a mares; ella se aferra con una tensión terrible al manillar que abre la puerta del coche sin saber qué hacer.