ACCESOS A LA INTERIORIDAD

Xavier Melloni s.j., Profesor de Teología en la Facultat de Teologia de Catalunya. Manresa.
(Publicado en: Sal Terrae 91 (2003) 33-42)

En la vida espiritual lo contrario de la interioridad no es la exterioridad sino la superficialidad.
Interioridad y superficialidad son opuestas en cuanto que corresponden a dos disposiciones incompatibles ante Dios, ante el entorno y ante uno mismo: una vive de la cantidad; la otra, de la calidad; una de la compulsividad, la otra de la gratuidad; una de la seguridad, la otra de la confianza; una de la inmediatez,
la otra de los lentos procesos que se van gestando en la profundidad del corazón humano.