JMJ Rio2013: tiempo de peregrinar

Más de dos millones de peregrinos son esperados para participar de la 28.º Edición de la Jornada Mundial de la Juventud el Río de Janeiro. ¿Pero por que los participantes son llamados peregrinos? Uno de los filmes que estará en cartelera durante el Festival de la Juventud de la JMJ Río 2013 muestra un poco de ese espíritu en la JMJ quien fue llamada “Aventura de la Fe”. En el documental “Era una vez una fe”, dos jóvenes franceses salían en bicicleta por el mundo para descubrir como la fe católica es profesada en las más diversas culturas. A lo largo de este camino, podemos llamar también peregrinos a esos dos jóvenes. La decisión libre de salir de su realidad en busca de algo mayor por caminos, incluso distantes y desconocidos, es lo que mueve y aproxima a esos dos jóvenes a los millones que deberán llegar a la ciudad brasileña en julio.

 

Según el Padre Leonardo Lopes, que forma parte del Sector Preparación Pastoral de la JMJ Río2013, el pueblo de Dios es un pueblo en camino. Desde el inicio de la historia de la salvación, vemos a Dios llamar a su pueblo a “estar en camino”; horas y con Abrahán, José, Moisés y muchas otras figuras bíblicas en el Antiguo Testamento. El propio Jesús, en su vida pública, estaba siempre en peregrinación de un lugar a otro. “La Iglesia, que es peregrina en este mundo rumbo al Cielo, sabe de dónde vino, lo que lleva y para donde va. Es la misma en los cuatro cantos de la Tierra”, afirma el sacerdote que exalta esa característica como una de las más bellas de nuestra fe. Por eso, es natural a todo hombre, creado por Dios y para Dios, sin importar al cual realidad eso sea aplicado.

El deseo de salir de sí y descubrirse en Dios y en el otro es común a los peregrinos de la Jornada. Lo que destaca de esa experiencia es un sentimiento de “ser Iglesia” y sobresalen las características que marcan el catolicismo: el amor y la unidad. Ese sentimiento, para el Padre Leonardo, también es normal, ya que la propia raíz de la palabra “Iglesia” quiere decir “salir de sí”. Otra pista de reflexión sobre ese llamado a la peregrinación es su ligación con la cuestión de la madurez interior como un camino de fe a lo largo de nuestro camino de vida un el propio Papa Francisco Hablo sobre ese caminar en su homilía en la Misa al final del Cónclave que lo eligió. “Nuestra vida es un camino. Cuando paramos, alguna cosa está errada. Caminar siempre en la presencia del Señor, en la luz del Señor, buscando vivir con aquella irreprochabilidad que Dios pide a Abrahán en la promesa”, subrayó el Papa Francisco.

Muchas de las partes del filme, exhibido a los colaboradores y voluntarios del Comité Organizador Local (COL), recordaron a los espectadores sus experiencias como peregrinos de la JMJ. “esa pregunta de ¿será que somos todos hermanos en todos los lugares? Que estaba en el filme es actual en la cabeza de muchos que van para la Jornada. En la JMJ percibimos de modo visible la unión que existe en nuestra Iglesia, un lugar donde la fe supera cualquier barrera política, de lengua, de cultura”, ejemplificó Fray Lucas Nascimiento, voluntario del COL. El Padre Leonardo concuerda: “La JMJ es un retrato del caminar de la vida. Su estructura, en esa posibilidad de salir de sí, materializa también nuestro caminar interior, tanto humana como espiritual, en que el camino con otros iguales a nosotros nos hace redescubrir quien somos como de dónde venimos y para donde vamos”.

Terminando este tiempo de cuaresma, en el cual experimentamos un pedido el sacrificio mayor, de un caminar más interior, podremos vivir así la presencia del Resucitado que edifica nuestra vida y restaura nuestras fuerzas.