La Cuaresma, tiempo para abandonar el egoísmo

El Papa afirma que seguir los pasos de la muerte de Cristo lleva a un cambio del corazón y de la vida

papacauresma300En su mensaje de Cuaresma el Papa ha dicho que este tiempo es una oportunidad para abandonar el egoísmo y las ataduras a las posesiones. “El afán de poseer provoca violencia, prevaricación y muerte; por esto la Iglesia, especialmente en el tiempo cuaresmal, recuerda la práctica de la limosna, es decir, la capacidad de compartir”, ha dicho.

Benedicto XVI ha recordado también que una buena manera de prepararse para la Pascua es practicar la lectura de la Palabra de Dios. Las lecturas del Evangelio de los domingos de Cuaresma, ha dicho, “nos lleva a un encuentro particularmente intenso con Cristo”.

Evangelios de Cuaresma
La lectura del primer domingo revela la condición humana. Jesús lucha contra sus propias tentaciones y, a través de esa batalla, los cristianos pueden descubrir sus propias debilidades humanas y la necesidad de la Gracia.

En el segundo domingo el Evangelio se centra en la Transfiguración que no sólo presagia la Resurrección, sino que permite que la comunidad cristiana se dé cuenta de que Cristo es su líder. También es una invitación para dejar a un lado las preocupaciones diarias y ponerse en presencia de Dios.

El tercer domingo de Cuaresma relata la historia del encuentro de Cristo con la samaritana. Benedicto XVI afirma que este pasaje ilustra la pasión de Dios por la humanidad, por todos los hombres y mujeres. También recuerda que sólo Dios puede satisfacer y llenar el vacío que tantos hombres y mujeres actuales sienten.

El cuarto domingo de Cuaresma se podrá leer la curación del ciego. Este milagro muestra que Cristo no sólo quiere curar físicamente, sino también iluminar los rincones oscuros de las vidas de las personas. A través de esa luz de la verdad llama a todo el mundo a vivir como “hijos de la luz”.

El Papa también comenta que la historia de Lázaro, que se podrá escuchar en el quinto domingo de Cuaresma, coloca la resurrección en el punto de mira. La resurrección de Lázaro es la manera en que Cristo dice “Soy la Resurrección, ¿crees esto?”. Es el momento en que la comunidad cristiana abandona todas sus esperanzas en Cristo.

Modelo de Su muerte
Al seguir el “modelo de Su muerte” meditando la Palabra de Dios y cambiando nuestras vidas consecuentemente, causa una conversión en nosotros. La Pascua se convierte verdaderamente en un nuevo comienzo cuando los cristianos llegan al Triduo Pascual siguiendo el ejemplo de Cristo.

Texto completo: Mensaje de Benedicto XVI para la Cuaresma 2011