MANDALAS

UNA ACTIVIDAD CONCRETA PARA TRABAJARLOS ES PINTAR MANDALAS SOBRE  “LOS OBJETIVOS DEL MILENIO”

Entre las cosas que se hacen para relajarse y aumentar la concentración está el pintar un mandala.

Mandala significa círculo o centro. Alrededor de un punto central definido y estático se suceden formas y muestras.

Sobre los mandalas se ha dicho:

  • Los mandalas son un método de curación para el alma
  • Los mandalas son la fusión del cuerpo, el espíritu y el alma
  • Te ayudan a descubrir tu propia creatividad
  • Vencerás a la rutina y al stress más fácilmente
  • Te tranquilizará y ganarás en confianza y serenidad

Esta actividad puede realizarse tanto con alumnos de infantil como de Primaria. Hay que saber que pintan mandalas incluso los adultos.

Cómo proceder:

- Crear un ambiente tranquilo. Silencio y fondo de música melodiosa y suave

- Las primeras veces se les hace caer en la cuenta de la respiración (acompasada, tranquila), la postura (sin tensiones)... De tal manera que los alumnos se acostumbren a seguir estos pasos antes de pintar el mandala.

- Se hace una pequeña introducción sobre el tema del mandala (el ‘Objetivo’ al que se refiere, datos de ese problema mundial, etc.) dependiendo de su dibujo y la intención que queremos añadir. (Se pintan mandalas que terminan incluso en una breve oración o en un ofrecimiento por ejemplo a María)

Recomendaciones al que propone la actividad:

  • Seguir los pasos para la relajación previa y observar el dibujo con tranquilidad por un ratito.
  • No hay normas de cómo empezar a pintar. Se puede empezar desde el centro, de lo más externo, etc. Pero es preferible respetar una sola dirección y no ir por islotes
  • No forzar al niño/a a terminar en un tiempo fijo. Un mismo mandala puede irse pintando en diferentes ocasiones.
  • Nunca se juzga el resultado. Cada joven lo pinta como quiere. Es su obra. No nos tiene que gustar a nosotros sino a él.
 

Los mandalas a lo largo de la historia

Los mandalas a lo largo de la historia

Ya en el neolítico, cuando la humanidad dejó de ser nómada y se convirtió en sedentaria, comenzó a pintar diferentes símbolos mágicos. Quizá el más importante y conocido mandala del Neolítico (aunque se desconoce el motivo real de su construcción) es Stonehnge, en la llanura de Salisbury, Inglaterra.

 

En el antiguo Egipto también se encuentran grabados en las pirámides egipcias en los que se muestran la utilización de mandalas como objetos base para la concentración así como para la activación de la energía positiva del lugar, la meditación profunda o para expandir la capacidad de la mente y la memoria entre otros usos.

 

 

También se han encontrado vestigios de símbolos vandálicos entre los druidas, en la civilización de China o en las pirámides de México.

 

En oriente, con la tradición hindú es donde los mandalas han tenido mayor desarrollo. Estos mandalas han llegado a constituir imágenes bien complejas con un gran simbolismo.

 

Se dice que los mandalas fueron introducidos en el Tíbet desde la India por el gran gurú Padma Sambhava (siglo VIII a. C.). Desde entonces los mandalas forman parte de las ceremonias y enseñanzas tibetanas, construyéndose mediante granos de arroz o arena, con pinturas o con hilos de color.

 

No obstante, en ninguna de las religiones de oriente los mandalas se encuentra tan intensamente representados como en el hinduismo y el budismo que se practica en la India occidental que se utilizan como imágenes tanto para la meditación como para la arquitectura.

 

Desde la antigüedad también se encuentran en China mandalas simbólicos como elementos religiosos o arquitectónicos.

 

También se ha dicho que las formas que componen el I Ching (el libro de los cambios) son mandálicas pues describen la composición del orden del universo según la cosmología china, con el círculo Wu Gi como símbolo del origen de la unidad de toda existencia.

 

El Feng Shui y la medicina china son técnicas vandálicas ya que consideran que el bienestar físico y espiritual está íntimamente ligado al equilibrio de la energía del cuerpo.

 

Mandalas en occidente. En Europa se han empleado los mandalas en los edificios sagrados como las catedrales góticas y los rosetones que forman las vidrieras. El sentido profundo y sagrado de todas estas representaciones tanto en la religión cristiana como en el Islam es acercar a la persona creyente a su Dios.

 

En la actualidad aún se emplean los mandalas en el budismo tibetano (tanto en el Tíbet como en el gobierno en el exilio) así como en América, donde numerosas tribus confeccionan mandalas mediante hilos de colores y plumas.

 

En todas las culturas en las que los mandalas influyen en la vida espiritual, la contemplación o la oración por medio de imágenes circulares desempeña un papel muy importante. Sólo a través de esta vía, el ser humano encuentra el camino de regreso hacia su propio centro interior, su fuente de energía, que acumula las energías anímicas dispersas y le devuelve la unidad. A este proceso de contemplación se le denomina meditación.

 

Trabajar con mandalas

El trabajo con mandalas es el de colorear unos dibujos preestablecidos.

Por lo tanto es un trabajo a realizar tanto por niños y niñas como personas adultas.

Los mandalas son una técnica de meditación activa que, según las edades, puede tener repercusiones y profundidades diferentes. El trabajo con los mandalas puede contribuir a los siguientes objetivos:

• Concentrase y/o meditar sobre unos temas concretos.

• Entrar en contacto con la propia esencia.

• Expresarse mejor con el mundo exterior.

• Desarrollo de la paciencia.

• Despertar de los sentidos.

• Escuchar la voz de tu intuición.

 

 

Desarrollo:

    Las primeras veces convendría hacer una pequeña explicación sobre los mandalas ¿qué son? ¿Desde hace cuánto tiempo se vienen utilizando? ¿Para qué han servido?

    Posteriormente, se reparten y presentan unos mandalas concretos, se explica la temática que representan y se ofrecen informaciones que puedan ocupar la mente durante el ejercicio. 

    Seguidamente, se propone que sean ellos y ellas quienes escojan el mandala a colorear. Se facilita las pinturas o rotuladores necesarios y se pide que en calma y calladamente miren a su dibujo e intenten ver con qué colores lo quieren pintar. Se pide que los pinten lentamente y que vayan pensando qué ven en el dibujo y por qué lo pintan de ese color.

    Posteriormente se expondrán los dibujos en las paredes del local y se le pedirá que cada persona explique lo que ha visto y querido demostrar con el dibujo.

    Finalmente se puede proponer que, con todo lo presentado y hablado hasta el momento, elaboren su propio mandala.

Trabajando mandalas en la escuela

  • Breve presentación del profesor de algunos datos o reflexiones sobre el tema.
  • Dedicar un tiempo para mirar el mandala y compartir qué nos sugiere.
  • Poner música suave de fondo. Se pide que en calma y callada­mente miren a su dibujo y vean con qué colores lo quieren pintar.
  • Que pinten sin prisa y que vayan pensando lo que ven en el dibujo, lo que recuerdan de lo oído y leído y por qué lo pintan de ese color.
  • Cada uno a su ritmo, empezando por donde desee, sin obligarse a terminarlo de una vez. ¡Fuera tensiones y prisas!

Materiales:

Copias de las imágenes de los mandalas y pinturas para colorear.

Música de fondo.

Para saber más:

http://www.alboan.org/docs/MaterialesEducativos/castellano.html#materiales_campana_mandala

http://es.wikipedia.org/wiki/Mandala

http://comunidad-escolar.pntic.mec.es/796/experi.html

 

El significado de los colores y las formas

MANDALAS

El significado de los colores

El uso de los colores en los mándalas también tiene un significado especial.

Su uso está relacionado con el estado de ánimo de la persona que los colorea.

Este es el significado admitido de cada tonalidad:

• Blanco:      nada, pureza, iluminación, perfección.

• Negro:        muerte, limitación personal, misterio, ignorancia.

• Gris:            neutralidad, sabiduría, renovación.

• Rojo:           masculino, sensualidad, amor, arraigo, pasión.

• Azul:           tranquilidad, paz, felicidad, satisfacción, alegría.

• Amarillo:    sol, luz, jovialidad, simpatía, receptividad.

• Naranja:     energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.

• Rosa:          aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo.

• Morado:     amor al prójimo, idealismo, sabiduría.

• Verde:        naturaleza, equilibrio, crecimiento, esperanza.

• Violeta:       música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.

• Oro:             sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.

• Plata:          capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

El significado de las formas

Los mándalas expresan nuestros sentimientos y nuestras emociones según la forma que adapten.

También pueden expresar la sabiduría de nuestra alma y crecimiento.

Las formas más comunes y sus significados generalizados:

Círculo:        movimiento. Lo absoluto. La perfección. El verdadero yo.

Corazón:      sol, amor, felicidad, alegría, sentimiento de unión.

Cruz:                         unión del cielo y la tierra, vida y muerte, lo consciente y lo inconsciente, la unión de dos aspectos opuestos de nuestro mundo o nuestra personalidad.

Cuadrado:   procesos de la naturaleza, estabilidad, equilibrio.

Estrella:        símbolo de lo espiritual, libertad, elevación.

Espiral:         vitalidad, energías curativas.

Hexágono: unión de los contrarios.

Laberinto:    implica la búsqueda del propio centro.

Mariposa:     autorrenovación del alma. Transformación y muerte.

Pentágono:             silueta del cuerpo humano. Tierra, agua, fuego.

Rectángulo: estabilidad, rendimiento del intelecto de la vida terrenal.

Triangulo:    agua, inconsciente (hacia abajo); vitalidad, transformación (hacia arriba); agresión hacia uno mismo (hacia adentro)