2012-2013 AÑO DE LA FE


Gran evento en el Año de la Fe: Jornada de la Evangelium Vitae

Ciudad del Vaticano - Plaza de San Pedro  (Estado de la Ciudad del Vaticano)

ES
 

Creyendo tenemos la vida

El encuentro que tendrá lugar en Roma el 15 y 16 de junio es muy importante por cuanto ofrecerá a los fieles de todo el mundo la oportunidad de reunirse, junto al Santo Padre, en torno al testimonio común sobre el valor sagrado de la vida: la vida de los ancianos, de los enfermos, de los agonizantes, de quienes todavía no han nacido, de aquellos que viven afligidos física y mentalmente, y de todos los que viven situaciones de sufrimiento.

Este evento será también la ocasión para celebrar, afirmar y alentar a cuantos con tanta dulzura se abandonan a seguir los pasos del Buen Pastor, dedicándose a las necesidades físicas, emocionales y espirituales de quien es anciano, discapacitado, enfermo, no nacido o sufriente.

Nuestra esperanza es que el número de fieles reunidos en la Plaza San Pedro sea tan grande que haga resonar en todo el mundo nuestra coral expresión del verdadero corazón de la misión redentora de Jesús: “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Jn 10:10, cfr. Evangelium Vitae, 1).

Arzobispo Rino Fisichella,
Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

 

Catequesis en español

El sábado 15 de junio una catequesis en español será ofrecida en la Basilica de Sant’Antonio di Padova – Via Merulana 124 – por Mons. Carlos Simón Vásquez, Subsecretario del Pontificio Consejo para la Familia.
Luego se celebrará la Santa Misa que será presidida por Mons. José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

En la tarde, se realizará una peregrinación desde el Castel Sant’Angelo hasta la Plaza San Pedro, que se concluirá con la recitación del Credo en diversas lenguas. La mañana del domingo, a las 10:30 a.m., el Santo Padre celebrará la Santa Misa en la Plaza San Pedro.

Sábado 15 JUNIO

9:30 a.m. Catequesis sobre la Evangelium Vitae (en Español) – Conclusión con la Santa Misa
Basilica de Sant’Antonio di Padova – Via Merulana 124

De las 2:00 p.m. a las 5:00 p.m. Peregrinación a la Tumba del Apóstol Pedro
La Secretaría Organizativa comunicará a cada grupo la hora en la que debe estar presente para iniciar el recorrido. El punto de encuentro será la fuente izquierda de la Plaza san Pedro.

De las 3:00 p.m. a las 6:00 p.m. Adoración Eucarística y celebración del sacramento de la Penitencia
Algunas iglesias en las cercanías de San Pedro estarán a disposición de los peregrinos para la Adoración Eucarística y la celebración del sacramento de la Penitencia.

8:30 p.m. Procesión con antorchas y vigilia
La procesión partirá desde el inicio de
Via della Conciliazione

Domingo 16  de JUNIO

10:30 a.m. Santa Misa presidida por el Santo Padre
Plaza San Pedro

MUJERES DE LA FE


 

Las Grandes Catequesis del Santo Padre Benedicto XVI

  • 6 de abr i l de 2011, Santa Teresi ta del Niño Jesús
  • 2 de febrero de 2011, Santa Teresa de Jesús
  • 26 de enero de 2011, Santa Juana de Arco
  • 12 de enero de 2011, Santa Catal ina de Génova
  • 29 de diciembre de 2010, Santa Catal ina de Bolonia
  • 15 de diciembre de 2010, Santa Verónica Giul iani
  • 1 de diciembre de 2010, Jul iana de Norwich
  • 24 de noviembre de 2010, Santa Catal ina de Siena
  • 17 de noviembre de 2010, Santa Jul iana de Corni l lon
  • 3 de noviembre de 2010, Margar i ta de Oingt
  • 27 de octubre de 2010, Santa Br ígida
  • 20 de octubre de 2010, Santa Isabel de Hungr ía
  • 13 de octubre de 2010, Beata Ángela de Fol igno
  • 6 de octubre de 2010, Santa Ger t rudis
  • 29 de sept iembre de 2010, Mat i lde de Hackeborn
  • 15 de sept iembre de 2010, Clara de Asís
  • 8 de sept iembre de 2010, Santa Hi ldegarda de Bingen
  • 1 de sept iembre de 2010, Santa Hi ldegarda de Bingen

Por qué un Año de la fe - El derecho de Dios

¿Por qué un Año de la fe? La pregunta no es retórica y merece una respuesta, sobre todo de cara a la gran espera que se está registrando en la Iglesia para tal evento. Benedicto XVI dio un primer motivo cuando anunció la convocación: «La misión de la Iglesia, como la de Cristo, es esencialmente hablar de Dios, hacer memoria de su soberanía, recodar a todos, especialmente a los cristianos que han perdido su propia identidad, el derecho de aquello que le pertenece, es decir, nuestra vida. Precisamente para dar un renovado impulso a la misión de toda la Iglesia de conducir a los hombres fuera del desierto en el que a menudo se encuentran hacia el lugar de la vida, la amistad con Cristo que nos da la vida en plenitud».

20 – 26 de Enero de 2013 LA FE y LOS JÓVENES

La concentración más impresionante de jóvenes en nuestros días, es, sin lugar a duda, la de las Jornadas Mundiales de la Juventud.  Una sola persona en nombre de Jesucristo reúne a millones de jóvenes de todos los rincones del mundo.  ¿No es extraordinario?

 Hace unos años, tuve  la oportunidad de acompañar a un grupo de 38 jóvenes de la  diócesis de Elphin en Irlanda, en una peregrinación a Tierra Santa.  Al principio, temía  que no fuera más que una experiencia turística  porque me parecía que no había nada que tocase su corazón.  Al tercer día, en la iglesia  del Santo Sepulcro, los jóvenes   empezaron a hacer preguntas.  Jesús ¿había sido enterrado realmente allí? ¿Tuvo lugar la resurrección?  etc.  Las preguntas se multiplicaban todos los días  al recorrer los caminos transitados por  Jesús.

 El Papa Benedicto XVI ha señalado la necesidad urgente de purificación de la Iglesia al decir : A lo largo de este Año, será decisivo volver a recorrer la historia de nuestra fe, que contempla el misterio insondable del entrecruzarse de la santidad y el pecado. Mientras lo primero pone de relieve la gran contribución que los hombres y las mujeres han ofrecido para el crecimiento y desarrollo de las comunidades a través del testimonio de su vida, lo segundo debe suscitar en cada uno un sincero y constante acto de conversión, con el fin de experimentar la misericordia del Padre que sale al encuentro de todos. (Porta Fidei #13)

 He aquí una invitación a cada uno de nosotros para familiarizarnos aún más con la historia  de nuestra Fe y para repetir las historias de los lugares y de las personas importantes … los ejemplos de fe que han marcado los últimos dos mil años de nuestra historia de salvación. (ibid. #13) 

 

Las JMJ, las peregrinaciones de jóvenes, las reuniones diocesanas de los jóvenes, los Encuentros Internacionales de la Juventud son todos ellos momentos y ocasiones excepcionales  para educar y compartir nuestra fe  con los jóvenes.  Pienso especialmente en los que se ocupan normalmente  de grupos de jóvenes … en clase, en organizaciones  parroquiales, en la catequesis, con los monaguillos, etc. A los jóvenes les gusta saber, tienen un hambre insaciable por lo nuevo, así como un entusiasmo y un interés por la historia  de la Cristiandad.  Desean ardientemente conocer la verdad.

 El Año de la Fe es un tiempo maravilloso para aceptar  el reto de comprometernos  en iniciativas ingeniosas  a fin de  repetir en un lenguaje nuevo el mensaje de Jesús y la historia de nuestra Fe.  Releer y compartir la historia de nuestra Fe podría ser muy  bien un tiempo de purificación y de conversión para nosotros y para nuestros jóvenes.  ¡Dejémonos  sorprender por el Espíritu que actúa en nosotros, y aceptemos el reto de la Nueva Evangelización!

  • Seamos evangelizadores allí donde estemos. Transmitamos a los jóvenes una esperanza.

Sor  Charito Gorgonio

13 – 19 de Enero de 2013 LA FE y LA FAMILIA

Cada tres años, el Santo Padre tiene un Encuentro Mundial de las Familias.  El primero de esos encuentros tuvo lugar en 1994 en Roma.  El más reciente ha sido en  Milán y el próximo será en  Filadelfia, EE.UU.

El Papa ha dicho: La famiia es la comunidad fundamental del amor y de la vida en  la que se apoyan las demás comunidades.  La familia  es también  el ambiente primero y fundamental donde  cada persona descubre  y realiza su propia vocación humana y cristiana.  En  ella  la persona viene al  mundo, crece  y madura.  La familia es una comunidad insustituible(Beato Juan Pablo II, 2º  Encuentro de las Familias, Rio de Janeiro, 1997)  No sólo la Iglesia está llamada a reflejar la imagen de un  Dios  en Tres Personas, sino también la familia.  El amor en  el matrimonio es fecundo porque realizaotro bien … la procreación generosa y responsable de los hijos … y  es fecundo para la sociedad, porque la vida familiar es  la primera e insustituible escuela de las virtudes sociales como el respeto de las personas, la gratuidad, la confianza, la responsabilidad, la solidaridad y la cooperación.  (Benedicto  XVI, 7º  Encuentro  mundial de las familias, Milán, 3 de junio de 2012)

6 – 12 de Enero de 2013 La FE y la COMUNIDAD

En el logo del Año de la Fe, la barca es el símbolo de  la Iglesia, una comunidad que avanza en la fe. En esa barca, todos estamos unidos en la fraternidad.  En ella encontramos  equilibrio y apoyo para llegar juntos  al fin del viaje.

El verano pasado, me rompí el dedo medio de la mano izquierda.  En el hospital, me llamó la atención  el procedimiento empleado, pues, al ponerme la escayola, el  médico incluyó  los dos dedos de cada lado del dedo medio para  acelerar la curación.  Les llamaba « dedos compañeros».  Esos dos dedos estaban «atados » al dedo herido  y  más frágil durante el tiempo de curación  del hueso roto.

    Me di cuenta de que es un poco el papel de la comunidad  en nuestro caminar en la Fe.  Para hacer  ese trayecto en comunidad, necesitamos ese estrechar los lazos, esa amistad.  Sabemos  bien que la vida comunitaria está tejida de penas  y de alegría, de faltas y de perdón, de dificultades y de goces.  En comunidad, compartimos, aprendemos a amarnos y a aceptarnos unos a otros, a veces con dolor, a menudo con  alegría.  En múltiples ocasiones nuestra fe en un Dios Amor nos mueve  a acercarnos y a compartir, a contar con el otro, a amarlo, a excusarlo y a perdonarlo con alegría y con paz.  A todos se nos puede presentar la ocasión  de ser el «dedo herido», pero  nadie  debería dudar jamás de encontrar «dedos» capaces de amar para mantenernos en la amistad y caminar con nosotros.  La fe se alimenta y crece en la comunidad.

Jesús llamó a gente para que le siguiera.  Esos creyentes formaron la comunidad de los discípulos.  Al seguir al  Maestro, hicieron  la experiencia de la amistad y del apoyo mutuo.  En esa atmósfera Jesús les sostenía y les enseñaba la primacía  del amor de Dios por cada uno de ellos.  María Rivier conocía  bien el  poder de la fe en la comunidad cuando decía: «Juntémonos… »

  • Tomemos la iniciativa de esa amistad y de ese apoyo en  nuestras comunidades.

Sor  Charito Gorgonio

11 de octubre: APERTURA DEL AÑO DE LA FE

El LOGO: una barca sobre las olas, cuyo mástil es una cruz. Imagen de la Iglesia, iza la vela sobre la que figura el trigrama IHS. (El monograma IHS es una abreviatura y una transliteración imperfecta del nombre de Jesús en griego ; Iesus Hominis Salvator –Jesús, Salvador de los Hombres) En el fondo del LOGO vemos un sol eucarístico. 

Benedicto XVI:

“Desde el comienzo de mi ministerio como Sucesor de Pedro, he recordado la exigencia de redescubrir el camino de la fe para iluminar de manera cada vez más clara la alegría y el entusiasmo renovado del encuentro con Cristo”. … (Porta Fidei, 2)
“He decidido convocar un Año de la fe. Comenzará el 11 de octubre de 2012, en el cincuenta aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II, y terminará en la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, el 24 de noviembre de 2013.
El Año de la FE es una invitación a una conversión auténtica y renovada al Señor, único Salvador del mundo. (Porta Fidei, 6)